lunes, 2 de mayo de 2011

Ellas los prefieren malos


Si, ellas los prefieren malos. Y créanlo o no, de nada sirve ser caballerosos, atentos, comprensivos, y demás cursilería. A ellas les aburre eso. O mejor dicho, se vuelven intolerantes.


Para empezar, pensaba escribir un post larguísimo sobre experiencias mías, pero eso me dejaría muy mal parado. Así que he decidido contarles algo que le sucedió al amigo de un amigo. Que digamos se llama Alexis.


Alexis a tenido pocas enamoradas a lo largo de su vida (corta vida, aun) y eso le ha servido para entender poco a las mujeres y al terminar su ultima relación, él se hace la única pregunta que nos hacemos (que se hace el) los hombres cuando te terminan (o te sacan la vuelta, en su caso): Que hice mal?


Digamos que el “otro” no es nada del otro mundo, y a pesar de que Alexis trataba bien a su enamorada, llevándole flores, regalándole cosas bonitas, diciéndole lo linda que se veía todos los días, consintiéndola en todo. El no tiene lo que el otro. El otro es un tipo malo.


Sí, yo mismo busque el perfil de FaceBook del sujeto aquel y de solo ver su foto de perfil (recostado sobre un auto enorme, que de seguro no es de él) llegue a la misma conclusión que Alexis, ella se aburrió de él. Y es que tal vez a ella le gusto mucho más un: te vez sexy, a un: te vez bonita. Solo por dar un ejemplo.


Que hice mal?, vuelve a preguntar mirando al cielo, como si dios tuviera la respuesta. Ese fue el día que Alexis se volvió un tipo malo (a su modo).



En una salida de patas a un club, en la que estuve presente, Alexis se acerca a una mujer hermosa (Y es que todas las mujeres son hermosas, pero aquella era un ángel) y con toda la actitud del mundo y mirándola a los ojos y sonriéndole de costado (cosa que nunca había hecho en su vida), le dice: bailas?


Ella ve aquella pícara sonrisa, y acepta.


Horas más tarde, Alexis ve aquel ángel yéndose de la mano con otro sujeto (más malo que el tal vez) en un descuido por ir al baño.



Semanas después, en una reunión que luego se volvió una verdadera fiesta, me lo encontré (con la misa sonrisa de costado) y me sorprendió verlo envuelto en los brazos de una mujer (igual de hermosa a la anterior que les describí), pero me sorprendió verlo a él aun más, pues llevaba una apariencia distinta a la que siempre lleva, como desgarbado, como si no le importara como se ve, alpinchista. Ellos no paraban de besarse, parecían dos octópodos en una orgia bucal interminable. Eterna.


A los días, lo llamo para que me cuente sobre aquella muchacha. El me dice que la llama y la llama y ella nunca contesta.




Esto me lo contaron y no soy testigo de si ocurrió en verdad o no, pero Alexis conoció a una chica que de verdad se interesó por él. De ese tipo de chicas dulces y cariñosas, que cometen el error de enamorarse de tipos como él.


Pero los hombres somos estúpidos. Y Alexis nunca le hizo caso, nunca la llamo cuando ella le dio su número, nunca la fue a buscar a la salida de su trabajo cuando quedaron en verse y nunca la sacó a bailar el día que la conoció en una discoteca. Alexis se había vuelto un sujeto irreversiblemente arrogante.


Y quizá ella le pudo haber cambiado la forma de ver las cosas, pero algo quedaba claro. Aquella chica se decepciono tanto de Alexis que luego empezó a tratar mal a los hombres, y cuando logró tener un enamorado, no dudó dos veces en besar a otro que no era él, alguien como ella, un tipo malo.


Aquel muchacho, decepcionado se dio cuenta que no servía de mucho ser formal, correcto y todas esas cosas que ya conté hasta ahora, y (obviamente) quiso volverse malo.



Es por eso que les cuento todo esto, sobre Alexis, sobre los sujetos malos y sobre el ciclo interminable que se forma cuando uno intenta ser otro.


Yo fui Alexis por un tiempo, lo admito, y al fin de al cabo llegue a sacar dos conclusiones:


1. Ellas no tienen ni idea de cómo nos quieren.


2. Intentar ser otro, a pesar de ser divertido, es patético.


Así que mujeres de mundo, cuando alguien las invite a bailar. Fíjense claramente en su expresión. Si sonríe de costado o si tiene cara de morirse de miedo. Créanme que muchos necesitamos mucho valor para hacerlo. Y esos, somos los tipos buenos (a nuestro modo).




Dedicado a Alexis, mí ya desechado alter ego.



PS: gracias a la mujeres de mundo por la oportunidad y por ser tan buena onda todo este tiempo conmigo. Ese tipo de concursos (y el premio) estan bien interesantes.


Gracias tambien a la gente que me apoyó y voto y que de seguro ahora acaba de terminar de leer este post que es algo diferente a la manera a la que estoy acostumbrado a escribir.


Sin más que decir, recuerden: Sean únicos.

7 comentarios:

FUGITIVA dijo...

ahora estoy en la etapa de que deseo q me traten lindo, me canse de los chicos malos.

Gary Rivera dijo...

todos somos como Alexis en algun momento!

es que ellas a veces no saben lo que quieren! Y no saben lo bueno que tenian hasta que lo han perdido.
Por otro lado hay que reconocer que nosotros maduramos mas lentamente!

Pero aun hay mucho por escribir!
Te sigo leyendo!

Jess!xD dijo...

te casarias conmigo?

Josenrique dijo...

eso creo que solo pasa un tiempo, despues buscan una estabilidad emocional

Supergirl dijo...

solo a veces se busca algo de riesgo, emoción si quieres decirlo de algun modo, es divertido estar con alguien que califique de malo.

Lauhra dijo...

buen blog pasen por el mio :D

el Malo dijo...

esa es la historia de mi vida.me transforme en malo.Dios,como lo he disfrutado....

 
Mujeres de Mundo - © 2007 Template feito por Templates para Você